jueves, 22 de marzo de 2007

Bird y La Conquista del Honor

BIRD (Bird-1988) de Clint Eastwood

El felm "se siente"; de eso no caben dudas.

Es eminentemente musical, y Eastwood manejó magistralmente todos los atributos del bebop para retratar a su figura más representativa: Charlie Parker.

Talento, fuerza rítmica, vértigo e improvisación, serán los puentes comunicantes entre la música de Yardbird y este notable felm.

Arranca bien de abajo, de la pobre infancia en la periférica Kansas; y va dando saltos por la adolescencia y la plena juventud del Genio, hasta su muerte, a los 34 años.

Pero va de a saltos…Con buen uso del rubato, Eastwood deja fluir la narración por momentos y vuelve a ajustarla, intercalando momentos menores y mayores de la atormentada vida de Parker. Aquí, el tiempo transcurre libremente por entre aquellas cosas que realmente marcan una vida. Lo que sí es cronológico será la muerte de Bird; ocurre al final; es "el final".

El ver hasta que punto Parker era incomprendido es algo que, además de la admiración natural, despierta genuina empatía entre quienes ven el felm. Parker padece de aquella clase de soledad de quien vive rodeado de seres que lo aprecian, pero no lo comprenden cabalmente*.

Y Bird sufre, y no puede soportar los artificios de músicos mediocres; la medianía de un sistema que no valora las cosas esenciales, la adulación de las multitudes fetichistas y veletas. Será un Juez quien le explique a Parker (ante una súplica del mismo Charlie por no perder su carné de músico profesional): "Sr. Parker, lo que Ud. pide es razonable, pero no es así como funciona el sistema". Y le retiraron el carné de músico; o lo dejaron fuera del sistema, sistema que no funcionaba correctamente con personas como Parker.


Su alter ego debiera haber sido Dizzy Gillespie (¿si?) quien, con los mismos rasgos de genialidad, logró meterse de lleno en este mundo materialista, liderando agrupaciones –luego orquestas- que han sido un éxito desde todos los ángulos posibles.

Hay un diálogo entre ambos en medio del felm; un stacatto que por sí solo vale la película. Charlie quiere saber como puede Dizzie convivir con un medio tan bajo, y Dizzie le responde que "por rebeldía, porque él (Dizzie) hace justamente las cosas que ellos (los blancos) no esperan que haga…Yo soy un Revolucionario, y tu eres un Mártir". Dizzie conocía las reglas, y las usó en su propio provecho…una suerte de "vencerlos con sus propias armas". El tema del negro y del blanco, el genio y la pobreza, la justicia y la miseria…hay que convivir y realizarse dentro de estos parámetros que son tan característicos de toda sociedad humana.

FLAGS OF OUR FATHERS (La Conquista del Honor-2006) de Clint Eastwood

Quizás sea la madurez y la falta de prejuicios lo que más atraiga en los felms de Eastwood. No le teme a la moraleja ni a la burla de quien ve todo siempre "bajo el agua". Tiene algo que decir, y lo dice. Y punto.

Hablar de la tremenda Batalla de Iwo Jima es hablar de uno de los más valorados triunfos de los Marines durante la II Guerra. Digo esto por la envergadura estratégica de la Isla, por la cantidad de muertos de ambos bandos y porque fue el envión necesario para seguir manteniendo la ofensiva bélica norteamericana, en momentos de dudas y de recesión y agotamiento de su economía.

Volvamos a la Guerra, (y pido perdón por la digresión... soy un hombre mayor, y creo que debe introducirse al tema para poder hablar del felm).

Ya Estados Unidos había hecho lo suyo en la retoma de las Filipinas de manos japonesas e iba ahora decidida a tomar Tokio. En este contexto, las Islas de Iwo Jima y Okinawa eran fundamentales ya que constituirían una base sólida para una próxima invasión a la Ciudad del Sol Naciente.

Esta Isla con forma de pata de jamón, tiene en su extremo sur un gran Ojo: el volcán Suribachi. De dominar la altura del volcán, el resto sería cuestión de tiempo. Y hacia allá se dirigieron todos los Marines (unos cien mil); en medio de azufre y lodo, de lava y barro.

Pero los nipones del General Kuribayashi, firmemente emplazados en un complejo sistema de túneles y callejas subterráneas, causaron estragos inimaginables. El valor real de Iwo Jima no estribaba en sus recursos naturales. Era la antesala de Tokio. Era el último bastión; y debía ser inexpugnable. Y así la defendieron.

La victoria con que se selló esta Batalla terminó siendo decisiva. Pero fue otra victoria, la de la propaganda, la que le permitió a Truman recaudar todos los fondos vitales para poder encarar el resto de la Guerra con Japón sin ceder en ninguna de sus aspiraciones.

Y el origen de la propaganda fue una foto. Una foto notable donde se ve a un grupo de marines enarbolando la bandera norteamericana bien alto del monte Suribachi a la vista de propios y ajenos. (todo mortal alguna vez vio esa foto).

Y allá va Eastwood con su cámara y su relato; a mostrarnos (mostrarles) a todos (los norteamericanos) cuanto de real y de valioso, y cuanto de producido y de artificio hubo en tal foto, y posteriormente, en la inmortalización de esa toma.

Parece que nos quiere mostrar "que tanto" tiene una gesta de "heroica" y que tanto tiene de "humana"; y que diferencias existen entre lo que verdaderamente ocurrió y lo que "necesitamos que haya ocurrido así".

El manejo propagandístico de estos actos heroicos evidentemente contrasta con el arrojo y la camaradería que toda Guerra demanda... es como una disociación existente entre los rasgos esenciales de aquellos quienes dirigen y promueven la guerra –dirigentes de Estados- con el de aquellos que simplemente la ejecutan en el campo de batalla.

Asonada acogida tuvieron estos héroes de guerra a la llegada a los Estados Unidos. Recorrieron todo el territorio buscando apoyo económico de la ciudadanía a la causa de la guerra; para descubrir con el tiempo que tendrían que convivir el resto de sus días con el peso en las conciencias de saberse usados y desechados.

Cómo sobrellevó cada uno ese peso es lo que Eastwood nos quiere hacer ver. Lo logró.

Enlace

Alguna vez se desairó a DER UNTERGANG (La Caída) por "humanizar" a Hitler**. Aquí a nadie se le va a ocurrir criticar a FLAG... por humanizar una gesta triunfal. Es evidente que el trato respetuoso de los hechos históricos no debe ofender a nadie. Eastwood no le teme a esto, y por ende, sus felms son como son.

Ningún resultado –por notable que pueda ser- puede validar cosas injustificables…pero eso no exime de la necesidad de una lectura amplia y comprensiva de los hechos.

Charlie Parker no toleraba la realidad…pero Eastwood pareciera decirnos que debemos enfrentarla con los ojos bien abiertos, tal como es (o como se nos representa). Aceptar las cosas como son –o fueron-; tanto las que nos enorgullecen –familia / país- como las que nos avergüenzan. Cada uno puede permitirse dudar de sus próceres; valorándolos en sus virtudes y en sus errores. Lo mismo se aplica a aquellas figuras que el tiempo ha dejado caer en desgracia, pero que alguna vez ejercieron el poder en un marco de complacencia y aceptación generalizadas. Solo el tiempo nos da una dimensión justa de los hechos ***.

Charlie Parker se sintió saturado; no lo toleró, y se dejó morir; Eastwood en cambio, a los sobrevivientes, les regala buenos felms, felms que siempre desafían a dar una nueva vuelta de tuerca sobre todas las cosas; sobretodo aquellas que entran en el terreno de "indiscutibles" y de "intocables".

Patricio Flores

*: En "El Hacedor de Estrellas", O. Stapledon dice: "El hombre sensible (tenía que estar siempre) en guardia. La confianza mutua y la intimidad eran precarias y raras. En este mundo apasionadamente social, la soledad atenazaba el espíritu. La gente buscaba continuamente una unión que nunca se realizaba. Todo el mundo sufría el terror de estar solo consigo mismo; sin embargo, cuando se reunían…estos curiosos seres estaban tan separados unos de otros como las estrellas. Pues todos buscaban en los ojos del prójimo una imagen de si mismos y nunca veían otra cosa. Y si la veían, se sentían ultrajados y asustados".

**: Siempre recomiendo repasar una excelente nota de Don Cerone sobre las lecturas posibles de este felm (Arte, ética, moral, ideología)

***: En todo caso, el ser gobernado por seres violentos, vulgares o grotescos, no deja de ser un reflejo fiel de una sociedad y un tiempo determinados. Cierto es que el "todo" es demasiado complejo; pero bienvenidos sean los felms, los libros…que contribuyen a un genuino despertar de conciencia.

1 comentario:

parkeriano dijo...

"Bird" no es un film sobre el músico Charlie Parker, sino sobre un blanco teniéndole piedad a un negro, creyendo que ese es el modo de acercársele, disculpándolo por haberse evadido de una realidad incómoda. Parker no se evadió de ninguna realidad, sino que creó una nueva con su música.

¿PERDISTE ALGÚN Nro. DE CINEFANIA? BAJALOS GRATIS