martes, 29 de julio de 2008

Carrera Contra el Destino y Los Tres Entierros de Melquíades Estrada

VANISHING POINT (Carrera Contra el Destino-1971) de Richard C. Sarafian
THREE BURIALS OF MELQUIADES ESTRADA (Los Tres Entierros de Melquíades Estrada-2005) de Tommy Lee Jones

En ruedas hacia Frisco, California
Kowalski (Barry Newman) es un chofer que se gana la vida manejando autos de un estado a otro. Tomando un Dodge Challenge, decide apostar que es capaz de conducirlo entre Colorado y California en menos de 15 hrs. Alimentándose con anfetaminas para no dormirse, a las primeras horas ya comete las primeras infracciones, lo que motiva que sea perseguido por policías motorizados (en 2 y 4 ruedas) y que a cada cruce limítrofe, los alguaciles le pasen su descripción de una jurisdicción a otra. En su odisea, se cruza con un viejo buscador, una secta religiosa de ofidiófilos, una pareja de hippies y mucho más. Se destaca un disc jockey de color (Cleavon Little), que convierte la inexistente causa del automovilista prófugo en una cruzada de la libertad. El desenlace trágico, es la consecuencia de la pérdida de toda esperanza de reconciliación por parte de Kowalski con el sistema y la vida.

En pingo hacia el pueblito de Melquíades
Pete Perkins (Tommy Lee Jones) es un viejo capataz que desarrolla una relación filial con un peón mexicano llamado Melquíades (Julio Cedillo). La relación, desprovista de paternalismos baratos, culmina cuando un ranger de frontera (Barry Pepper), cuya misión es patrullar en busca de "intrusos", dispara por error y hiere de muerte a Melquíades. El comisario (Dwight Yoakam) no tiene mucho interés en investigar hasta las últimas consecuencias y, luego de una autopsia de rutina, Melquíades es enterrado. El protagonista entonces, secuestra al ranger y lo obliga a punta de pistola, a exhumar el cadáver y a iniciar una larga jornada (que ocupará el resto del metraje) hasta el pueblo natal de Melquíades, donde, promesa de por medio, desea darle una nueva y definitiva sepultura. Por supuesto, mientras tratan de impedir la descomposición del cuerpo, el viaje cambiará la vida de secuestrador y cautivo.

Viñeta 1
Esta noche, vamos a instrumentar un enlace no tan basado en estructuras o esquemas narrativos. Esto implica que observaremos personajes con idénticas desazones surgidas de instantes distintos, uno positivo y el otro negativo. Para respaldarlo, vémonos obligados a ofrecer sendas viñetas de cada película. Vamos con Kowalski en el ranchito de los hippies, observando azorado a una joven que circula en motocicleta por el desierto solo vestida con un par de ojotas (Gilda Texter). Kowalski, veterano de guerra, se había enrolado en la policía y, luego de un escándalo en que resultó perjudicado, descendió a nivel de conductor de carreras de demolición y otras barbaries. La chica, que le ofrece "pasar un rato de diversión", le muestra un recorte periodístico de cuando Kowalski fue preso por denunciar una situación de corrupción policial. Habían pasado muchos años, y nadie parecía haberlo notado, salvo esta joven hippie. Es el gesto, sublime, pero que llega tarde.

Viñeta 2
Por su parte, Pete Perkins había sembrado una larga relación humana de simpatía y sexo con una mesera llamada Rachel (Melissa Leo), casada con el dueño del restaurant (Richard Jones), pero acostumbrada a estar de joda con alguaciles y policías. Estando en una fonda mexicana, pide un llamado telefónico internacional al bar donde trabaja Rachel. Cuando por fin consigue la comunicación, Pete le propone casamiento a Rachel y que se venga a México, para empezar una nueva vida, en paz, sin tener que satisfacer sexualmente a los oficiales de la ley. Rachel titubea, mira a su cornúpeta marido, permanentemente trabajando en la cocina, y a pesar que nos parecería que ama a Pete, rechaza su propuesta, casi se diría contra sus deseos.

Enlace
Figuradamente, ambos antihéroes han procedido de idéntica manera: En algún momento de sus vidas han arrojado una botella con un mensaje al mar. Un mensaje honesto y sincero que a través de su existir, las personas de inquebrantables convicciones dejan como impronta. Y son seres de similares valores los únicos capaces de percibirlos y compartirlos. En el primer caso, Kowalski se topa con una tardía respuesta cuando su mensaje ya había caducado y su sino ya estaba prefijado. Eso le agrega una razón más para autodestruirse. En el segundo, el viejo Pete apuesta a esa llamada de larga distancia y pierde. Su mensaje aún es vigente, porque él tiene un proyecto de vida. Pero la única persona que lo pudo haber percibido y compartido, en tiempo y forma, le dice que no.

Bienvenidos Kowalski y Pete Perkins a esta galería de pobres diablos que se pasan toda la película (y la vida) dejando improntas que nadie quieren ver o bien, cuando las ven, es tarde para cambiar nada.

Dedicado a los dos Guillermos: Guillermo Cabrera Infante (guionista de Vanishing Point) y Guillermo Arriaga (guionista de Los Tres Entierros de Melquíades Estrada)

Darío Lavia

1 comentario:

nani. dijo...

hoy no tengo ganas de leerlo, pero prometo leerlo mañana, ya que te tengo fichado en mi lista de blogs.

Y vea señor Lavia , que yo paso y firmo, no como otros sujetos.


beso idiotico



-dann

¿PERDISTE ALGÚN Nro. DE CINEFANIA? BAJALOS GRATIS